Entre Bolas

La Fiesta Panamericana. Por Alex Bernal

Lo vivido con estos Juegos Panamericanos, recientemente culminados, definitivamente quedarà en el recuerdo de todos, ya que este evento, no solo concitò el interés de los seguidores del deporte, sino de todo un país, que vibraron y gozaron con las medallas de nuestros compatriotas, dando a conocerlos y entendiendo que no solo el fútbol puede tener la prioridad, sino que hay otras disciplinas que también nos pueden emocionar e hincharnos el pecho con sus logros.

La tabla y sus grandes exponentes es una prueba de ello, esas tres medallas de oro logradas en una sola jornada en Lima 2,019, nos hizo estallar de jùbilo a todos. Un Punta Rocas, con tribunas, tipo estadio de fútbol, con todo el entusiasmo del público, con banderas peruanas mostrándose, y un equipo de tabla estupendo, con una destreza única para este deporte, teniendo a un Piccolo Clemente, iluminado, y demostrando todo su talento, en las olas sureñas, quedarà por siempre en el recuerdo de todos.

Tambièn esa carrera espectacular realizada por Gladys Tejeda, dominando la maratòn, y sentir el aumento del palpitar de nuestros corazones, observándola pasar la línea de meta, en unas calles miraflorinas, abarrotadas de público. En este pequeño recuento de alegrìas, no podemos dejar de mencionar, la emoción desbordante de Yuliana Bolìvar, tras lograr la medalla de bronce en judo, diciendo que se siente una peruana màs, a pesar, de no haber nacido en esta tierra.

Fueron 39 alegrìas en Lima 2,019, disciplinas para muchos desconocidas, pero que nos abrieron los ojos, del talento y capacidad que tenemos en estos deportes.

Lo vivido en Lima 2,019, es la prueba fehaciente de la importancia que tiene el deporte en toda sociedad, ahora la pelota está en la cancha de los gobiernos locales y regionales de ayudar a mantener la infraestructura de primera que ha quedado, promoviendo la aparición de nuevos talentos, los cuales están con la mejor predisposición para practicar deporte.